ALMERÍA, CAPITAL ESPAÑOLA DE LA GASTRONOMÍA 2019

110 EL VINO Aromas penetrantes que las técnicas de enología moderna, unidas al saber ha- cer, sintetizan e intentan transmitir en vinos jóvenes, expresivos y elegantes en boca. Colores intensos, brillantes, límpidos. Sabores sofisticados, ácidos, dulces y amargos... Sin duda, buenos vinos. La Indicación Geográfica Protegida (IGP) ampara vinos con cualidades que derivan de su origen, pero con un vínculo me- nos fuerte que una DOP, ya que la protección del nombre geográfico que sirve para designar al vino se basa en una reputación u otras características especí- ficas vinculadas a su origen. Para poder estar reconocido por una IGP, se exige que tanto su producción como su elaboración tengan lugar dentro de la zona geográfica, si bien se admite que hasta un máximo del 15% de la uva utilizada pueda producirse en otras zonas. Vinos y aceites han seguido un crecimiento similar. Aunque hasta los años ochenta no existieron en Almería bodegas comerciales propiamente dichas, hoy se consiguen vinos capaces de estimular todos los sentidos En Almería se puede certificar las IGP «Desierto de Almería», «Laujar- Alpujarra», «Norte de Almería», «Ribera del Andarax», «Sierras de Las Estancias y Los Filabres»

RkJQdWJsaXNoZXIy NTEwODM=