ALMERÍA, CAPITAL ESPAÑOLA DE LA GASTRONOMÍA 2019

153 La cultura culinaria de la provincia tiene en sus embutidos una muestra notable de cómo tratar los productos derivados del marrano. La materia prima excepcional se une a la sabiduría de usar las especias para situar estos productos en un nivel superior. La despensa de Almería también deja espacio a los productos cárnicos, derivados del cerdo, de auténtico tomo y lomo. Son chorizos, morcillas, butifarras y longanizas, sobre todo, hechos con el mimo y el conocimiento del que sabe lo que es bueno. Entre todos ellos emerge con nombre propio y calidad reconocida el jamón de Serón. Una delicia ante la que se rinden los paladares más exigentes. Y si de calidades reconocidas hablamos es irremediable citar el cordero segureño. Los restauradores almerienses lo convierten en un auténtico capricho. EN CARNE Y HUESO

RkJQdWJsaXNoZXIy NTEwODM=