ALMERÍA, CAPITAL ESPAÑOLA DE LA GASTRONOMÍA 2019

154 De toda la vida LosembutidosdeAlmeríacuentanconpeculiaridades propias que los convierten en una experiencia que uno tratará de repetir lo antes posible. Aquí lo breve nunca fue dos veces bueno. Por ejemplo, el chorizo, a grosso modo, lleva lo que lleva siempre el chorizo. A saber: magra, tocino, ajo, pimentón, pimienta y sal. Y no necesitamás, oiga. Pero tiene un sabor tan especial que sí lo prueba, bien pensará que es la primera vez que come chorizo en su vida. Poca broma. La longaniza ya muestra sin timidez alguna el hecho diferencial almeriense. Lleva pimentón, pero lo que más le hace destacar es el aliño con ajo ymatalahúva. Puede probarse curada o en ese hallazgo culinario que es el empedrao. Las especias dan una nota especial a la butifarra. Aparte de la materia prima básica para llevar a buen puerto este embutido, con sangre y diversas partes de la cabeza, en cada comarca almeriense tienen sus preferencias, casi manías, a la hora de aliñar este producto. Algo similar le sucede a la morcilla. Las variantes locales no hacen más que rivalizar entre sí en calidad y sabores. Una morcilla almeriense comme il faut debe tener sangre de cerdo, cebolla picada y cocida, tocino fresco y especias. El intríngulis de la cuestión radica en la mezcla de estas especias. Hay a quien le da por ponerle un poco de arroz o almendras tostadas y troceadas, que favorecen su endurecimiento. No se conoce una mala morcilla de Almería, así que la receta ya es dogma de fe. La de Alto Almanzora tiene una buena legión de seguidores. El clavo y la canela que alegran esta

RkJQdWJsaXNoZXIy NTEwODM=