ALMERÍA, CAPITAL ESPAÑOLA DE LA GASTRONOMÍA 2019

185 E L C H O C O E S P A R T O S O L I D A R I O D I S E Ñ A D O P O R L A C H E F Y O L A N D A G A R C Í A , E S U N T R A M P A N T O J O Q U E I M I TA A L E S P A R T O . ¿ Q U É M Á S S E P U E D E D E C I R S I F U E E L E G I D O M E J O R P R O D U C T O D E L M U N D O C O N A C E I T E D E O L I VA E N L A WO R L D O L I V E O I L E X H I B I T I O N ? Disfrute de golosos Hay pasión por el merengue en Al- mería. Aquí se consigue que un pas- tel, cuyos ingredientes no aventuran una elaboración compleja, llegue a la perfección. Hablamos de claras de huevo, azúcar y gotas de limón. Con todo eso se da vida a los glaseados, las anamarías y los ratoncillos cu- biertos de chocolate. Claro que para chocolate… el Chocoesparto solidario diseñado por la chef Yolanda García, un trampantojo que imita al esparto. ¿Qué más se puede decir si fue ele- gido mejor producto del mundo con aceite de oliva en la World Olive Oil Exhibition ? En Almería no faltan dulces tradi- cionales, que llevan como base la almendra. Son nombres que evocan placeres como los deditos de Jesús, alfajores, cordiales, rollos de Pascua, dulce del paraíso, pan de higo, talvi- nas o sopas de leche. Y es que gusta el dulce hecho para agradar a la parro- quia de aficionados. Si estamos en la Alpujarra, por ejemplo, lo suyo sería probar en el Obrador de Santa Rosa sus roscos, buñuelos y soplillos. En Laujar, toca rendir visita Dulce An- darax y esos dulces tan típicos que tienen a bien ofrecer. Para terminar ese rutero endulza- do, que se actualiza con frecuencia, la despedida debe rendir pleitesía al Horno de Martín, que desde cien años surte a Vera de trotas reales, roscos, pasteles y unos demenciales panecillos de aceite. ¡Para perder las formas!

RkJQdWJsaXNoZXIy NTEwODM=