ALMERÍA, CAPITAL ESPAÑOLA DE LA GASTRONOMÍA 2019

87 Además de los productos hortofrutícolas la base de la cocina almeriense se nutre de los pescados y mariscos de sus costas, que se distribuyen en las cinco lonjas provinciales. En total, el año pasado comercializaron 7.330 toneladas de pescado, casi la mitad en la lonja de Almería; pero también en las de Adra, Carboneras, Garrucha y Roquetas. Junto al aceite de oliva, la miel y el queso, los embutidos tienen un hueco destacado en la gastronomía local. Especialmente el jamón de Serón, una de las indicaciones geográficas protegidas de la provincia, junto al tomate de La Cañada-Míjar y el cordero segureño. Las otras cinco dis- tinciones de calidad se concentran en la producción de vino, una de las más im- portantes y variadas del sur. Cuentan con indicación protegida Desierto de Almería, Laujar-Alpujarra, Norte de Almería, Ri- bera del Andrax y Sierras de Las Estan- cias y Los Filabres. Busca también su sello de calidad la extraordinaria gamba de La Garrucha. Y productos menos co- nocidos, pero igual de buenos, como los tirabeques de Dalías. LA DESPENSA SUMERGIDA: Cinco lonjas provinciales

RkJQdWJsaXNoZXIy NTEwODM=