ALMERÍA, CAPITAL ESPAÑOLA DE LA GASTRONOMÍA 2019

77 TIERRA QUE CULTIVA SALUD La evolución verde: agricultura biológica al servicio del consumo saludable Todo empezó en lamítica ‘parcela 24’, en el Campo de Dalías. Hace 55 años. En su terreno, Francisco Fuentes levantó el primer invernadero. El milagro del Poniente. Parcelas cubiertas con plástico sencillo multiplicaron por cinco su producción. El comienzo de una potente e innovadora industria que ahora ha dado paso a una nueva revolución: la agricultura biológica, la evolución verde, el ‘modelo Almería’ exportado a todo el mundo convertido en alimentación para la salud. Ni una sola sustancia química, ni en el suelo ni el aire. Verdura y fruta en estado puro, sin contaminaciones. Compost, abonado en verde, biofumigación y regreso a los estiércoles, desterrados de los cultivos durante décadas en todo el país y que Almería ha rescatado. Patógenos que se combaten de forma biodinámica, con viejos aliados, insectos que neutralizan otros insectos, polinización natural de las parcelas con abejas en lugar de hormonas, control de plagas con métodos físicos, biológicos y genéticos, manejo natural de epidemias en los cultivos. Una cultura heredada, una tradición de siglos que se ha recuperado y renovado, que se aplica otra vez a la antigua usanza pasada por la revolución 2.0, que emplea el método orgánico, elimina completamente el uso de plaguicidas y minimiza el impacto en el medio ambiente. Una filosofía de vida que cultiva salud. Biología y conocimiento ancestral combi- nados en un modelo de explotación agríco- la de alto rendimiento técnico y económico que se alía a la sabiduría histórica sobre el empleo racional del agua, el enarenado en los campos, el cultivo bajo el abrigo de plástico y la capacitación técnica de alto ni- vel. Una técnica en el punto de mira de la NASA, que ve aquí una solución al cambio climático. Bajo el plástico, reflejada la luz solar por el polímero, la temperatura media de Almería ha bajado medio grado. Políme- ros también para la ecología. La agricultura almeriense natural y ver- de a cubierto es ejemplo en el mundo. Un sistema de producción equilibrado, de calidad gastronómica y seguridad sa- nitaria y alimentaria. Tomate, pimien- to, berenjena, calabacín, melón, sandía, pepino, judía verde, brécol, lechuga, col china, guisante, la gran estrella, el tomate Raf, libres de todo, pero también nuevos cultivos para abastecer un mercado inter- Compromiso verde La innovación verde ha dado el salto en Almería también a la protección del medio ambiente y la recuperación de la biodiversidad para favorecer el turismo. Lo hace Serbal , una asociación que desarrolla proyectos de conservación de la flora y fauna y que ha puesto en valor el hábitat de aves, reptiles y pequeños mamíferos que viven en territorio septentrional. Un seguro de vida para el camaléon almeriense, el único lagarto arborícora que queda en Europa, la tortuga mora, que tiene aquí una de sus últimas colonias del continente, el galápago leproso, herido de muerte por la transformación de su hábitat y el comercio ilegal, la ranita meridional, la cerceta pardilla, el vencejo, los aviones o las golondrinas. En marcha está un proyecto para acondicionar estructuras urbanas y convertirlas en refugio de especies beneficiosas. Torres, tejados y cubiertas de colegios y edificios públicos para darles asilo. Nidos para aves, cajas paramurciélagos insectívoros fisurícolas que controlan plagas agrícolas ymosquitos, ‘hoteles para insectos’ que polinizan los campos... El compromiso verde de Almería. Sabor y salud sin química. Nuevos tiempos cultivados sobre un inmenso patrimonio cultural heredado. Progreso sobre un pasado de esplendor. Tierra, la joya que proteger.

RkJQdWJsaXNoZXIy NTEwODM=